La máquina del tiempo

¿Existe algo capaz de parar el tiempo?

Sí, se llama fútbol y hace que durante más de 90 minutos el mundo se paralice, la gente olvide sus problemas y que los coches dejen de circular tanto por la Diagonal como por la Castellana. Todo esto por dar patadas a un balón.

Nadie se acuerda de lo mal que estamos y de lo mal que va el mundo si Merengues o Culés ganan un partido de Fútbol. Nadie se pregunta por qué Cristiano o Messi ellos solos pueden comprarse una ciudad y con lo suelto sacar a Grecia de su bancarrota.

Aunque esta vez no se disputen 6 “clásicos” para levantar la maltrecha economía de la hostelería, el día de ayer seguro que dejó un buen saquito de dinero en forma de cañas, tapas, bocadillos y entradas en los bares y cafeterías de todo el País. 90 minutos de espejismo, de despilfarro sin el autocontrol de la llamada crisis. Lo queramos ver o no, el fútbol ya no es sólo un Negocio y a veces un deporte, es un estilo de vida que tiene esta nuestra sociedad. El mejor ejemplo es que todo se paraliza, todos nos centramos, en mayor o en menor medida en este tipo de eventos futbolísticos.

La máquina  del tiempo en la que se ha convertido el “Deporte Rey” es cuanto menos peligrosa. Salvados lo ejemplificó a modo de reportaje con un título más que merecido, #burbujadelfútbol, además nos dio cifras de cómo de grande es dicha burbuja. Clubes endeudados en más de 500 millones siguen comprando estadios impagables, contratando jugadores con fichas astronómicas y eludiendo la ley por obra divina, o más bien usando su enorme influencia.

¿Hasta dónde llegará?, porque, como en su día la del ladrillo, esta crisis estallará, y como pasó en Valencia, puede tener graves consecuencias..

#CambioGlobal

Volvermos a lo mismo, da igual que miles de personas se muevan para que 4 sigan haciendo lo que les de la gana. Podemos seguir intentando hacer cosas que mientras no salga rentable, a todo el mundo le da igual.

Egipto es un ejemplo, cuando parecía que todos tenían el convencimiento de que algo podría cambiar, se dan cuenta de que estamos en las mismas, menos mal que ellos sí tienen lo que hay que tener para intentar cambiar las cosas. Podríamos aplicar esta regla de tres a todo lo que nos rodea, porque no hace falta irse lejos para ver esta situación.

España es un lugar de papanatas, los mercados se enriquecen de nuestras deudas, somos un puto chollo. Hasta compramos las Letras en los Estancos para que el Estado saque sus €uros. Quién me iba a decir que estaría deseando de irme a Milán, donde antes vivía el amigo Berlusconi, en donde ahora reside la última barrera antes de la destrucción del ladrillo español.

Dedicatoria

Y acabo dedicando unas palabras del amigo Kelvin, el más listo del lugar, que encima sale barato porque está en blanco y negro. Esperemos que todo lo que buscamos, como el 15M, alguna vez pueda ser, porque no hacemos nada más que mordernos la cola, somos pescadillas con 3 segundos de memoria, triste pero cierto.

Lo dicho, os dedico la viñeta, para todos aquellos que no quieren ver la realidad en la que vivimos.

#hedicho