No puedo evitar pensar, en días como los de Reyes, el nivel máximo de consumo que estamos dispuestos a ofrecer a los que nos rodean.

No debemos de olvidar, que los que consumimos somos nosotros, por mucho que nos ayuden, o inciten. Los que pagamos y aceptamos estos cánones somos NOSOTROS.

La estampa es la siguiente:

“Una niña, rodeada de unos 5 adultos. Cada cual ofrece un paquete o dos a la niña en cuestión.  Ésta, agobiada, se marcha, sin hacer ni caso de los regalos. Para colmo, se va y coge el único presente que no era suyo.”

La idea es la siguiente, todos los abuelos, padres, madres…. se sobrepasan agasajando de regalos a cada niño que pase por delante. No es nuevo, pero cada año da que pensar.

Os comparto una imagen nueva.

papa-y-el-consumismo

Anuncios

A vueltas con los vuelos

Hoy nos hemos levantado, para los que no lo sabéis, con otra huelga que tiene que ver con las aerolíneas, esta vez, los pilotos de Iberia.

No hay Navidad tranquila que valga en este nuestro País de pandereta, no podemos planear nuestras vacaciones sin tener el miedo de que no se hagan realidad porque alguien siempre se propone joderlas. Incluso si lo hacemos pensando en la carretera, porque ya se oye algo del CO-pago en las carreteras…. No tenemos dinero para viajar cómodamente, y buscamos siempre lo más económico, pero pagar más por usar ciertos “bienes” que se supone el estado nos ofrece, hará que mucha gente no pueda moverse, ni para tener unas vacaciones normalitas.

La Huelga es un derecho y que es una medida de presión enorme si viene desde colectivos como los del transporte sin embargo esta presión, y como vimos con la huelga de controladores, no puede ser a la ligera, y menos aún si afecta a tantas personas, directa o indirectamente, las huelgas deben de servir para sumar, no para restar y hacer que otras personas sufran las consecuencias.

Esperemos que los dulces Navideños nos dejen un buen sabor de boca para poder aguantar la que se nos viene encima, 2012, por si alguien no lo sabe, va a ser un años de duros recortes, poco gasto, y nulas ilusiones.

Imagen de regalo.